Santa Fé, Antioquia: 476 años de historia

Caminar por Santa Fé de Antioquia nos hace recordar al inolvidable Gabo.  Podríamos pensar que estuvo aquí antes de describir alguno de los pueblos de sus grandiosas obras.  Callecitas empedradas, portales coloridos con ventanales altos y amplios, parroquianos en las esquinas, y un mercadito pintoresco donde encontramos frutas tropicales, saturados de tamarindo.

No puedo negar que, gracias a mi atolondrada imaginación, esperé ver en algún momento al misterioso Florentino Ariza buscando a su amor eterno.  Es que en este lugar se respira historia.   Nuestra visita no pudo ser más placentera, porque nos hicieron sentir en casa.  Esta gente tiene el don de la amabilidad a flor de piel.  Santa Fé está a poco menos de 2 horas de Medellín, una carretera en perfecto estado las une, siendo testigo de cientos y cientos de turistas.

Es un pueblito bellísimo, muy tranquilo, y si lo que busca es descansar pues es perfecto. Hace calor, unos 27° C como promedio.  Tiene hoteles para escoger, tanto en el centro del pueblo como en las afueras.  La Casa Solariega y Hotel Mariscal Robledo son espectaculares, es como entrar a un museo, no podrá creer los objetos que verá allí.

20170303_174239Cuenta con restaurantes y cafés, donde incluso ofrecen la posibilidad de darse un chapuzón en una piscina cuando el calor apriete, como por ejemplo en Don Roberto y el Café Canelo.

Allí de seguro encontrará un delicioso y refrescante jugo de tamarindo, no deje de probarlo.  En Santa Fé también encuentra museos y casas culturales, donde conocerá su historia en detalle, y podrá vivir de cerca lo que caracteriza su arte, su música, sus vestidos, su calor humano.  Visitando cada lugar vivirá experiencias inolvidables, sentirá como ellos y podrá sentir el orgullo de ser santafereño.

El atardecer es sumamente placentero, mientras el sol va cayendo con su sopor adormecedor, la temperatura va bajando un poco, refrescando el ambiente e invitando a todos a sentarse en el parque central.

Hay bancos, cajeros automáticos, taxis que con gusto le contarán toda la historia de su pueblo.  Algo que me llamó positivamente la atención, fue lo limpio que encontramos todo, muy bien puesto, casa cosa en su lugar.  La atención: inmejorable.

En fin, Santa Fé es una parada obligada si visita Medellín, le aseguro que descansará como nunca.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

2 comentarios sobre “Santa Fé, Antioquia: 476 años de historia

Los comentarios están cerrados.